Chakras

Chakra significa rueda en sánscrito. Los vedas utilizaron este término para denominar a los centros energéticos del cuerpo humano. Nuestro cuerpo físico está vivificado por la fuerza vital existente que mantiene con vida a todos los seres. Esta fuerza vital penetra por estos centros energéticos, o chakras. Son puertas de entrada a la energía, funcionan como válvulas y regulan el flujo de energía a través de nuestro sistema energético. Su misión es canalizar la vibración de la energía Universal recibida y absorbida.  Esta energía es conducida hacia las estructuras celulares, los órganos, las glándulas y los tejidos del cuerpo físico, los cuales se nutren de ella y la utilizan para mantener sus funciones vitales.

Tenemos siete chakras principales o mayores y veintiún chakras secundarios o menores.

Los chakras no son físicos, son aspectos de nuestra conciencia. Interaccionan con el cuerpo físico a través de dos vehículos principales: el sistema endocrino y el sistema nervioso. Cada uno de los siete chakras está asociado a una de las siete glándulas endocrinas, y a su vez con un grupo de nervios llamado plexo. De este modo, cada chakra puede asociarse a partes y funciones concretas del cuerpo controladas por el plexo o por la glándula endocrina asociada a dicho chakra.

Todos tus sentidos, todas tus percepciones, todos tus posibles estados de conciencia o cualquier cosa que puedas experimentar, se encuentran en un chakra en concreto. Así pues, los chakras no sólo representan partes concretas de tu cuerpo físico, sino también zonas concretas de tu conciencia. El funcionamiento de los chakras refleja las decisiones que tomamos al reaccionar ante las circunstancias de nuestra vida. Abrimos y cerramos estas válvulas cuando decidimos qué pensar y qué sentir.

Cuando piensas en algo negativo, en algo que te asusta o te preocupa, las células de tu cerebro transforman la información decodificándola y los átomos que reciben ese pensamiento se mueven al nivel de vibración que corresponde a ese pensamiento, enviando una respuesta acorde que verás manifestada en una emoción. Estos pensamientos y emociones provocarán que el o los chakras afectados se bloqueen y dejen de fluir con normalidad. Si esta situación se mantiene durante un largo periodo de tiempo, o a un nivel de intensidad determinado, se producirá un efecto físico en tu cuerpo. Un síntoma que nos estará advirtiendo de que algo no va bien en nuestra conciencia y que deberemos cambiar (actitudes, hábitos, comportamientos, patrones de pensamiento…).

Cuando nuestra energía circula de forma armoniosa, nos sentimos felices y sanos; pero cuando nuestra energía se estanca por esos centros energéticos, entonces es cuando surgen las enfermedades, el malestar emocional y la infelicidad.

Si deseamos mantener nuestra salud general y prevenir dolencias y enfermedades, resulta de vital importancia que aprendamos a “nutrir” nuestros chakras de forma adecuada.

Caracteristicas de los chakras

Un comentario en “Chakras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s